29.4.10

La depresión y el machismo



Nuestro pequeño niño está pasando una fase de altibajos, durante varios días estuvo apático con pocas ganas de hacer cosas, después mejora y de nuevo la desidia.
Hablando con su profesora comparte con nosotros que Ander se siente inseguro y que el tema del lenguaje le está marcando mucho. Ander es consciente de que los sonidos que emite no suenan igual al del resto, todavia no habla con claridad y esto le crea ansiedad y bajón anímico.
Su profesora nos comenta que en clases tienen un panel con las vocales, las conoce todas perfectamente y como además las dice bien, enseguida la llama para nominarlas mientras las señala, pero cuando no se siente seguro se niega a hablar o lo hace con murmullos. Y eso que desde el lunes estamos de subidon.
Al principio de la clase pasan lista y Ander se esfuerza en decir el nombre de todos sus compañeros, lo que demuestra su empeño en comunicarse.
El doctor Melero nos recomendo que cuando dijera una palabra, le animaramos y no señalaramos los errores. Reconozco que este paso nos cuesta y amenudo le pedimos que repita una palabra mal dicha alimentando su impotencia.
También es cierto, que siguiendo algunas pautas como lo mantener conversaciones con él, obligarle que si quiere algo lo pida con palabras y hacerle caso cuando demande nuestra atención con sonidos, van dando resultados.
Dentro del proyecto nos hicieron notar que nosotros no teníamos la misma aptitud con ambos niños, un ejemplo claro es al salir del colegio, a nuestro pequeño polvorón le preguntamos enseguida "que tal", con Ander le preguntabamos a la profe. Lo mismo en el coche o en la cena, a nuestra niña siempre le animamos a hablar, a Ander lo tratabamos como un bebe.
Cambiando estas situaciones de discriminación hemos logrado que Ander se lance, pero estamos muy al principio del camino.
Todavia nos falta seguir trasmitiendole confianza a Ander y reconozco que me gustaría hacerlo mejor, encontrar un medio para que el niño se sintiera seguro y no diferente.
Su capacidades cognitivas hacen que mi peque sea consciente de su propio problema y lo peor es que se averguenza, él comprende todo lo que se le dice, también es capaz de repetir, pero el resultado no le convence. Y si el niño no tiene fé en si mismo el invertir esta situación es un poco más complicado, aunque esta semana estamos danto pasos de gigante y Ander se suelta a hablar, lo que me alegra pero también me mete miedo, pienso en si doy un mal paso.
Tengo la sensación de haberme estancado, que necesito coger carrerilla, como lo hicimos en otras ocasiones, adquiriendo un buen nivel psicomotriz o autonomía al vestirse o comer, o el tema del pañal.
Hay gente que piensa que Ander no se entera de nada, así que es feliz eternamente, pero es todo lo contrario los sentimientos es algo que prioriza.
Sobre mi pequeño polvorón también deciros que tengo que invertir más tiempo con ella y explicarle muchas cosas. Siempre he intentado educarla en principios de igualdad, no me gusta que quiera ser princesa, mucha gente cree que el conflicto planteado por los comentarios del Ministerio de la Mujer sobre algunos cuentos clásicos y el machismo es una tonteria, pero tengo que reconocer que coincido plenamente.
Normalmente evito leerle cenicientas o blancanieves y busco historias más enriquecedoras para su educación.
En estos momentos tengo que reconocer que la presión social puede más que nosotros.En casa siempre hemos tenido muchos comics y ella mostraba interés especialmente por dos clasicos como spiderman o superman. Es más, un día con un periodico nos regalaron una pelicula de dibujos de superman, horribles pero a ella le encantaba, es más quería ser una superheroina. Pero desde hace unos días me dice: "Spiderman solo le gusta a los chicos, las chicas somos de hello Kity", nunca en su vida a visto una pelicula de la gata rosa, pero como es cosa de niñas.
Que rabia me da, quiero que mi hija se plantee ser cualquier cosa, sin las ataduras sociales de su sexo, quiero que sea una buena profesional de algo que le guste aunque sea una profesión masculinizada. Quiero que tenga la opción y que ninguna presión social, que todavia pesan mucho, la marque.
Siempre le pongo ejemplos de pioneras: Isabel de Barreto (primera navegante y descubridora), Elena Rosell una de las primeras mujeres piloto, Juanita la Cruz, una de las primeras mujeres torero, Pilar Careaga, primera mujer ingeniero...etc, y le cuento que durante mucho tiempo a las mujeres no se nos permitía hacer muchas cosas porque se pensaba que eramos débiles, cosa que mi niña no entiende "porque ella es muy fuerte".
Y el final de este post es para Mari Pepa (http://thoughtsmaripepa.blogspot.com/), la gran alegria del día de la madre por su comentario en el post, por cierto, tardé un poco en ponerte cara. Nena no eres tú quien me tiene algo que agradecer, lo que has conseguido es por méritos propios. Eres una persona que convences por las ganas que tenías de cumplir tu sueño. Hacía años que no conocía a nadie con tal vocación de profesora, ojalá te cruzaras algún curso en la vida de alguno de mis pequeños. Es meritorio como continuas aprendiendo, como nunca pensaste en trabajar con niños con disversidad funcional pero poco a poco se va convirtiendo en una gran especialista. Sabes que siempre andaré por ahí y que en julio, con tiempo, buscaremos un nuevo camino si antes no te conviertes en funcionaria. Te eche de menos en la despedida.

11 comentarios:

Graciela dijo...

Hola a todos en casa :)

Ana, es complejo, en este sentido: mi hija mayor ha sido una niña aplicada, desde el jardín demostraba que aprendía rápido; la menor, ha necesitado la ayuda de mamá durante 4 horas diarias, no había forma de que comprendiera si tenía que sumar, restar, dividir o multiplicar en pequeños problemas que le daban en la escuela.
Pedí ayuda a la psicóloga y a la psicodagoga, me dieron pautas para trabajar con ella.

Y confieso que me he agarrado semejantes enojos en muchas oportunidades, tengo paciencia, pero lograba sacarme de ella.
El CI es superior a la de la mayor, trabajamos la parte emotiva que era lo que le trababa en el aprendizaje. Hoy con casi 20 años, sigue siendo como cuando niña.

Con respecto a los cuentos, les leía pero siempre aclarando que las princesas solo eran en los cuentos, que en lo real no existen.
Caperucita y el lobo, jamás se los conté que el lobo la comía, porque los niños sueñan cosas terribles -dicho por el pediatra- justamente a la edad de Ander.

Ahora son mayores, bien con respecto a lo de machismo o feminismo, son femeninas, conocen sus derechos -desde la escuela se les enseña-, saben que pueden realizar cualquier tarea, que no deben dejarse maltrar por un hombre.

Creo que la Princesa, quiere leer o le leas esos cuentos de niñas, no olvides que entre compañeritas hablan de todo!
Hubieron algunas cosas en la tele que no les dejaba mirar, ellas venían desde la escuela que las chicas...me sentaba a explicarles que no eran programas para niñas y lo entendieron.

Desde mi humilde experiencia como mamá, no he logrado ser lo que pensaba, es que cada niño es diferente, aunque los críes de la misma manera reaccionan distinto.

Muchos besos a esas bellezas con anteojos :)

Alba Arroyo dijo...

Hola, Ana!
La verdad es que me he planteado muchas veces el tema de los cuentos y he buscado diferentes puntos de vista. De todos quizás el que más me convence es la opinión de que el niño se identifica con el protagonista independientemente de su sexo y que es bueno contextualizar cada cuento.

Para mí es mucho más peligroso la sutilidad del machismo en los otros cuentos, esos en los que se muestra cómo mamá cocina mientras papá está trabajando, ¿sabes por dónde voy?

Esta sutilidad se cuela por todas partes; yo con 11 o 12 años planchaba y hoy mi hermano de 16 no tiene ni idea; eso sí, mi madre es un férrea madre trabajadora y mi padre se ocupa mayoritariamente de las tareas del hogar...

Un saludo!

Anónimo dijo...

Ana, te cuento que a Melina todavía no le llaman la atención las princesas ni otros personajes "femeninos". Pero en mi experiencia con la mayor, debo decir que aunque yo no le contara cuentos de princesas, ella los sabía todos por el jardín y sus amiguitas. Lo mismo cuando surgía algún personaje en la televisión: ella no veía el programa pero se sabía todas las canciones alusivas. Así que creo que la influencia del entorno es tan grande que no podemos navegar contra la corriente. Lo que sí está en nuestras manos es ampliarle el panorama.
En cuanto a lo que comentas respecto a Ander, nos ha sucedido lo mismo: tratar a Melina como bebé cuando ya no lo es. Pero por su temperamento independiente, es ella misma la que se ocupa de recordarnos. Por ejemplo, el otro día terminó su postre (lleva una medicación) y se levantó sola de la mesa para buscar un plato y la fruta para comer igual que nosotros. Así que debemos esforzarnos nosotros por no menospreciar sus potencialidades. Idem con el habla: cuanto más la elogiamos, más intenta expresarse. Y juro que es un placer escucharla.
Cariños para todos,
Claudia, mamá de Melina

Mama de Teresa dijo...

Blancanieves es un ejemplo a seguir. Puso firmes a 7 tios de golpe. Nada de sexo debil.
Ahora con Ander, ¿tu crees que el es consciente de su SD? ¿que es consciente de que no se cura?

ana pastor dijo...

Mama de Teresa,Ander es consciente de que con el hay diferencias, la gente no le trata igual,además no es sordo y escucha cosas. Si sabe que no se cura obviamente no, porque me he empañado en que no sepa lo que es el SD, es demasiado pronto, para que ambos niños entiendan lo que es cientificamente el SD. El otro día una compañera de Mi hija le dijo a Pablo: "Ander no obedece porque tiene down y no se entera". Flaco favor le hizo el padre a la niña porque la conclusión que ha sacado es estupida, Ander no obedecia porque no le apetecia. Además en vez de darselas de listos los papis debieron informarse antes de lo que era el down. Cuando mis hijos estén preparados para entender el concepto gen, trisomía y lo que significa lo hablaré con calma. Pero para resumirlo en "son niños que no entienden y estoy convencida de que el papi le explico a la hija que es una enfermedad", mejor que no sepa nada porque además el niño estaba totalmente integrado.
Son cosas que se irán dando y que tendremos que enfrentarnos en familia.
Yo no le explico a mis hijos que hay niños negros o chinos, los ven y juegan con ellos y simplemente son "maría" o "Jorge" y es lo que tienen que ser. En el mundo ya hay demasiados sabios.

Eos dijo...

Hola en lo de los cuentos yo no coincido en absoluto con la ministra de igualdad. Mi madre siempre nos contó cuentos eramos 4 hermanas y un hermano y los cinco tenemos carreras universitarias, claro que mi madre también la tenía, su ejemplo al igual que el tuyo a tus hijos era lo que nos mostrababa que una mujer podía llegar a donde se lo propusiese.
Yo a mis hijos dos niñas y sos niños les cuento los cuentos de siempre y alguno nuevo y procuro que todos colaboren en las tareas de casa independientemente del sexo y de la tarea ;-)

mari dijo...

El tema de los cuentos, del machismo y los juguetes para niños y para niñas, me parece que es algo que superas conforme vas creciendo, abandonas los conceptos que puedan trasmitirte y te creas los tuyos propios. Yo crecí en un ambiente algo machista (sobre todo en lo referente a las tareas domésticas), con cuentos de princesas y muñecas como juguete y ahora, no sólo tengo bien superada la etapa en la que las niñas quieren ser princesas, sino que soy consciente de que puedo hacer lo que quiera y llegar a donde quiera, sin que mi sexo me impongan ningún tipo de condicionamiento.
Así que yo te diría que no te preocupes tanto, porque esto es algo que con el tiempo se va superando. Es una fase más. Además, yo me quedo con la parte buena de casi todos los cuentos: hacer el bien se premia, hacer el mal se castiga.

Con respecto a Ander... por supuesto que es consciente de que es diferente y de que se le trata de modo diferente. Nosotros nos dimos cuenta bastante tarde. Cuando mi hermano tenía unos 16 o 17 años, vimos que muchas veces, cuando decía una palabra y le pedíamos que la repitiera para corregirle o porque no le entendíamos, él sólo la repetía una vez más. A la segunda, callaba y ya no hablaba. Ahí supimos que no hablaba porque él es consciente de que cuando pronuncia una palabra, no suena igual que cuando la pronuncian los demás y por vergüenza (porque es muy tímido), no habla tanto como debería.
Así que yo creo que lo que os ha dicho el doctor Melero, es lo más acertado, animadle cuando hable y no trateis de corregirle, porque sino, podéis provocar el efecto contrario: que se cierre en si mismo.

Un beso

NOELIA dijo...

Ana, intenta tomar por el lado positivo lo de Ander: Si notas que le da vergüenza hablar y que nota que no lo hace igual que el resto, eso quiere decir que tu hijo es un chico muy inteligente, porque dime cuántos niños de la edad de Ander son capaces de darse cuenta que son distintos? Porque niños diferentes los hay a montones pero con una capacidad como la de Ander no creo que haya muchos.
Respecto a que si tiene down y por eso no obecede, pues mira lo que decimos siempre, mientras no acabemos con los prejuicios y los tópicos... pero seguro que entre todos lo logramos y el que no quiera entenderlo pues peor para él. Muchos besos y ánimo.

La Sonrisa de Arturo dijo...

Hola Ana,
No tengo ni idea, pero igual con Ánder deberíais plantearos introducir alguna pauta de comunicación aumentativa, para evitar que entre en una espiral de baja autoestima, agobio etc...
besos
Esther

Mama de Teresa dijo...

Y ¿te ha dicho alguien como estimularlo, animarlo?. Es algo que me preocupa mucho. Esos parones.
No me refería Ana al aspecto mas técnico del SD, sino a lo que comentabas, el comportamiento de los demás. ¿Como explicárselo, si es que hay que hacerlo?.
A mi me da miedo el que algún día Teresa me pueda decir ¿por que a mi?, ya se que seguramente la respuesta sera fácil, pero es tan importante la autoestima independientemente de si tienes un problema.
Besitos a Ander y al polvoron

Mama de Teresa dijo...

Y lo de que no obedece por tener SD,no es cierto. De siete hijas que tengo, solo una tiene Sd y por ahora es la que mas me obedece.