29.1.12

Proyecto: Los vegetarianos


A veces las cosas son demasiado complicadas, como os conté hemos pasado un año sin tiempo para nada, pero poco a poco supongo que seremos capaces de recuperar la normalidad. Este año pasado descubrimos que mi tío tenía una enfermedad terminal e intentamos compaginar nuestra ya caótica vida, con acompañarlo a radioterapia y estar un poco con él. El día 20 de enero todo llegó a su fin, se fue sin molestar y en silencio como siempre vivió. Los últimos meses de su vida descubrió a Ander que tiene una inteligencia emocional muy superior a la media. Si entendemos "la inteligencia emocional como la capacidad para reconocer sentimientos propios y ajenos, y la habilidad para manejarlos", Ander posee esa capacidad en grado máximo. Durante todos estos meses, Ander veía al tío y le llenaba de abrazos y besos, le acariciaba con una ternura incomparable. La última vez que estuvieron juntos antes de ingresar en el hospital, Ander lo abrazaba de tal forma que me asusté porque no le dejaba respirar y le sacó, la que fue su última sonrisa. Algún día escribiré algo sobre mi tío Tomás, pero no será hoy porque todavia necesito coger aire para hablar de él.
Quiero aprovechar la ocasión para pedir disculpas por no responder a los mensajes y desatender a algunas personas.
Este fin de semana decidimos dedicarle tiempo a la familia y como lo prometido es deuda, hay que cumplirlo. Le habíamos prometido a los niños seguir trabajando sobre lo importante que es conocer distintas formas de pensar y la riquieza que eso significa, aunque nuestras opiniones sean contrarias. A mis hijos les cuesta comer algunas verduras, así que aprovechamos el fin de semana para dedicarselo al tío Fran que es vegetariano y que les explicó que significa ser vegetariano y lo rica que es la comida solo elaborada con verduras. El proyecto ha sido un éxito, han descubierto distintas formas de preparar la verdura y les ha gustado mucho.
Ahora tienen que reflexionar sobre el tema y sacar sus propias conclusiones. Tengo que decir que se han pasado un fin de semana increible y que se lo merecian porque a veces sacrificamos su tiempo para resolver otras cuestiones.
Otro día tengo que contaros muchas cosas relacionadas con Ander, la escuela y me gustaría abrir un debate sobre algún pequeño conflicto que tenemos, prometo que será pronto.
Esta semana terminé un proyecto de creación de material interactivo para profesionales de la educación sobre "atención a la diversidad", estoy orgullosa de mi trabajo, es un buen material pero a veces me siento un poco decepcionada porque pienso en todo el esfuerzo que hacemos, somos muchos y lo poco inclusiva que sigue siendo la educación en nuestro país, pero supongo que si no insistimos la victoria será de la desinformación y la incultura.
La foto es de hoy por la mañana de mis niños con su tío Fran.

6 comentarios:

Graciela dijo...

Se puede llevar una vida totalmente normal siendo vegetarianx.

Tal vez pareciera que los proyectos caen en bolsas rotas, pero hay que seguir Ana :)

Dejo besos a esas dos preciosuras, abrazos!

Reyes dijo...

espero con ilusión tu nueva entrada, sobre cosas de tus hijos y como resolver esos conflictos, pero mas me gusta lo de la página interactiva, espero poder usarla con mi hijo. besos desde Sevilla

María mamá de Javi dijo...

Siento mucho vuestra pérdida, me emocioné con lo que cuentas de Ander. Que por cierto menuda mwlwna tiene ya, esta guapísimo.
Ojala que tu trabajo llegue a muchos profesionales Ana.
Un beso muy muy fuerte

Papás de Mary Tere dijo...

Seguro que el tío Tomás fue feliz de tener tan grata compañía!
Un abrazo!

C.

Mitchelthetiger dijo...

Hola, a la carrera que vamos todos, hoy he publicado en el blog de Mitchel y empiezo hablando de la Navidad, muy fuerte, se me pasan los días a una velocidad que da miedo, primero a Ander le veo muy cambiado, que guapo con su melena!....y sobre tu trabajo sobre la atención a la diversidad, estamos en la mejor era de la información/comunicación y tenemos que aprovechar si necesitas ayuda, cuenta conmigo.
Siento mucho vuestra pérdida, un besote grande

NOELIA MENENDEZ dijo...

Pero cuánto han crecido por Dios, están para comérselos. Un beso.