13.2.11

La tarta de piña















Esta vez la profe Eugenia nos ha propuesto una actividad distinta, un descanso al mundo de los planetas y el sistema solar. Trabajamos en "nuestras recetas" un libro realizado con todas las recetas de los niños de la clase de mi pequeño polvoron.

Como siempre soy partidaria de que la receta la deben preparar ellos desde el principio al fin. Así que comenzamos pensando ¿qué podemos hacer?, algo sencillo, que no implique el horno ni nada peligroso. Mamá como siempre sería la encargada de buscar en internet las posibilidades, al final nos decidimos por: "La tarta de piña fria".

Seguimos un orden, como el trabajo era de mi niña, ella escribió la receta, después se lavaron las manos, se pusieron sus mandilones de cocineros, comprobaron que tenían todo lo necesario, prepararon la tarta y después a recoger.

Se lo pasaron genial y al final probamos la tarta que estaba riquisima, le llevaron un trozo a la abuela y el resto para sus compañeros del cole y para la profesora.

Ander tiene un don para la cocina, le encanta, es muy meticuloso y lo prueba todo.

Todo el rato quería hacer las cosas él, decía: "mi", nosotros le corregiamos no se dice "mi" se dice "yo". Nos sorprendía mucho esa manía por decir "mi" porque hasta ahora siempre había utilizado el vocablo "yo", hasta que su profe de inglés nos aclaro que realmente lo que dice es "my". Esto de los idiomas es un lio, el otro día le pregunte de ¿qué color quería pintar su habitación? su respuesta fue: "green", parece que el inglés le gusta.

Ander ha pasado una semana maravillosa, según su profesora trabaja bien, habla mucho, se porta bien y participa mucho.Nosotros también notamos el cambio, desea comunicarse y lo hace con palabras y hasta usa expresiones como "jolin".

Este fin de semana hicimos un segundo proyecto titulado: "la mudanza", nuestra niña mayor decidió que quería tener una habitación para ella sola y que se mudaba a la planta baja. De conformidad con Ander decidieron que juguetes se repartían, subieron y bajaron sus cosas, colocaron su ropa, ordenaron sus habitaciones a su gusto y el sábado pasaron su primera noche separados. Nuestro pequeño polvorón pone el despertador para levantarse, se viste sola en su habitación y ahora cierra la puerta cuando quiere jugar "en su habitación", ya no es "el cuarto de juegos".

A pesar de tanta independencia se nota lo mucho que se quieren cuando por la mañana, se achuchan, en el fondo se echan de menos.

Los nuevos cambios no significaron que nuestro sistema de planificación para llegar temprano al cole sufriera modificaciones, es más hoy llegamos 15 minutos antes.

Por último contaros que Ander los fines de semana es el que nos despierta a todos, cada sábado lo hace una forma más original, unas veces se hace pasar por un león que nos mete un susto y otras se pone las diademas de la hermana y con gestos muy amanerados se dedica a imitarla, con sus salidas no podemos hacer otra cosa más que reirnos. El otro día fue a una excursión del colegio y a la hora de subirse al autobus, vio que no había nadie, se sentó en el asiento del conductor y se puso a darle al volante y a tocar el pito, como es lógico le castigaron.

Os cuelgo unas fotos del libro de las recetas y otra de mi niña con su nuevo look.

3 comentarios:

Graciela dijo...

Ana qué bonito, esa prolijidad para trabajar los dos, son dóciles y creativos.

La Princesa se ha ido a un cuarto sola?! es la edad donde los hermanos comienzan 'molestar', quieren tener ordenado a su gusto y que nadie les toque nada.

No sé inglés, por lo tanto cuando venían del Jardincito, llamaban a las frutas en inglés, la mesa, la silla...yo desencajada...por otro lado admirada, a esa edad aprenden otros idiomas con mucha facilidad.

Besitos a los primores :)

pau dijo...

Fíjate que cuando estuve ahí pensé,que raro que alejandra con lo independiente que es no aproveche esta habitación!!!y ya ves!!!
se hacen mayores ana!!!
la tarta tiene una pinta bueníiiiisima
bikos
pau y meseret

NOELIA dijo...

Qué guapísima está Alejandra con ese pelo.