13.10.08

No hay limites. Orgullosos de nuestra familia.







A mi me gusta enseñarle a mis hijos que todo se consigue con esfuerzo, valentia y trabajo continuo. Insistimos mucho en la importancia de una buena educación, en el valor de la cultura. Nosotros procuramos enseñarles con el ejemplo, viviendo una vida coherente intentamos que nuestro grupo más allegado compartan estas mismas inquietudes y que nuestros pequeños perciban el amor a los libros, al arte, a la arquitectura, ..., que puedan sentir el gran privilegio de apreciar y disfrutar de un buen cuadro o de un buen libro.
Cuando les hablamos del esfuerzo y del trabajo les explicamos que deben reflejarse en su propia familia, tienen muchos y muy buenos ejemplos en sus abuelos y en sus tios. Su abuelo materno por ejemplo, nació y vivió la postguerra por azares de la vida descubrió su vocación en Madrid trabajando de cocinero para los altos mandos del ejército, a posteriori se convirtió en uno de los restauradores más reconocidos de su época recibiendo una mención especial de la revista "Gastronomie", eran otros tiempos y la cocina española no tenía el renombre de ahora nadie conocía a los grandes maestros. Mi padre y mi madre que pronto cumpliran 50 años casados tuvieron el privilegio de trabajar para numerosos intelectuales y personalidades de este pais. Gentes que todavia les muestran su cariño y su afecto. Los abuelos son el resultado del trabajo diario y de la constancia. Cuando el abuelo Pepe publicó su primer libro los medios de comunicación se hicieron eco de que no recordaban una presentación de un libro con tantos asistentes.
Los abuelos pusieron su semillita en sus hijos y aunque personalmente lo único de lo que me siento orgullosa, por ser una decisión mia totalmente, es de casarme con Pablo y tener a los niños. Reconozco que los resultados en mi hermano fueron muchisimo mejores. Él llegó lejos exclusivamente por el trabajo diario por noches sin dormir sin levantar la cabeza de los libros. No lo tenía fácil, a su favor sólo tenía su "fe" en si mismo, su creencia en que si se esforzaba lo conseguiría, tenía claro lo que quería y que le había tocado avanzar por un camino de piedras. Lo consiguió. Y a pesar de aprobar unas oposiciones y tener una estabilidad quiso continuar e ir más allá. A día de hoy es un profesional muy reconocido que hace que todos nos sintamos orgullosos de él. Hoy escribo este post porque nos acabamos de enterar que el Gobierno le ha concedido la medalla al mérito. Un premio que sin duda se merece porque el mérito de las personas está en su obra, en su trabajo, no en posesiones ni en apellidos ni en herencias, la experiencia nos demuestra que eso se lo lleva el viento, lo que perdura es lo que hacemos con nuestras manos. Y aunque al tio no se lo decimos a nuestros hijos siempre le ponemos como ejemplo, "no existen límites sino esfuerzo".
No hay nada tan importante como pertencer a una familia que te hace sentir orgullo. Y este post no sólo quiero dedicarselo a los abuelos y al tio también ocupan un lugar importante y son un referente para nuestros niños, la abuela Pepa, la tia Carmen, la tia María, el tío Fran, muestras sobrinas .... Donde hay clase se nota.
Las fotos son del domingo. ¡ Que día tan bonito de playa!.

4 comentarios:

latiamaria dijo...

felicita a tu hermano de nuestra parte. Nos alegra tanto como si lo hubiésemos recibido nosotros. Es reconfortante ver a personas íntegras recibir un reconocimiento. No todo va a ser amiguismo, enchufismo y trapicheos. Besos

La Mamá dijo...

Gracias por compartir esta noticia con nosotros. Me alegro mucho por tu familia, por la alegría que deben estar sintiendo. Lo que dices es cierto: la mejor herencia no son los bienes que se traspasan, sino los valores que se transmiten. Tienes una hermosa herencia para dejar a tus hijos.
Un abrazo, Paula

mili-violeta dijo...

Ana, me alegro de ese gran acontecimiento.
Os debebeis sentir muy felices.
¡¡Vaya gran familia!!.
Besos.

audición y lenguaje dijo...

Hola, me ha gustado mucho vuestro blog si no os importa os enlazo a nuestro blog, somos estudiantes de audicion y lenguaje de la universidad de Zaragoza