28.11.06

Preparar la papilla.Una alimentación sana


Primero de nada deciros que a punto de cumplir su primer año de vida la peque consume todo tipo de alimentos. Como ahora la comida del mediodía la hace en la guardería, me dedico a equilibrar un poco su dieta, ya que de lunes a viernes no toma más que una vez pescado y no consume huevos. Así que los fines de semana preparo distintas combinaciones cuya base principal son estos dos alimentos.
Como ya hemos introducido los lacteos, y por miedo a la anemia, ya que la leche entera dificulta la absorción del hierro y existiendo antecedentes familiares, compaginamos la leche de continuación con cereales para el desayuno y la leche entera para las cenas.

Antes de nada y por si le resulta útil a alguien os cuelgo el calendario de alimentos:

De 0 a 6 meses: LECHE MATERNA o comercial, si no es posible la anterior.
De 4 a 6 meses: Se podría introducir los CEREALES SIN GLUTEN y las frutas y VERDURAS. Hemos de evitar hasta los 6 meses las espinacas y la remolacha.
A los 6 meses: CARNE. Primero las blancas (pollo, conejo, etc.) y a continuación las rojas. Asimismo ya tomará verduras, zanahoria y patata.
Seguirá con CEREALES SIN GLUTEN y podrá tomar fruta de cualquier tipo.
A los 8 meses: Se introducirá la YEMA DE HUEVO (cocida o pasada por agua) y los cereales pueden ser CON GLUTEN.
A los 10 meses: Se puede introducir el PESCADO y la CLARA DEL HUEVO. Si bien, hay quién sugiere que es mejor esperar hasta el año de vida.
Nota: Hasta los doce meses se han de dar los alimentos cocidos "sin sal" y
triturados de acuerdo con las necesidades del niño.
A partir del año de vida: Podrá comer de todos los alimentos que estén admitidos como "sanos" en los adultos y preparados, claro está, acorde con las normas que se dan para una mejor dieta.

Existen variaciones según los pediatras pero básicamente las diferencias son de un mes aproximadamente. Cuando comenzamos a incorporar las frutas, las últimas son aquellas que tiene pepitas, y de la mismo modo tardamos con el glutem, las espinacas, la remolacha y el huevo, el retraso es debido a que los estudios demuestran una cierta relación entre el consumo temprano de estos productos y altos índices alergia.

En el momento que incorporamos la leche de vaca (a partir del primer año), debe ser entera, esta étapa coincide con la de desgaste de energia del pequeño, así que necesitamos un aporte de grasas. Un niño con una alimentación sana y equilibrada no tiene que hacer dieta.

A nivel personal nos gusta desarrollar el sentido del gusto de nuestra hija, por eso cada menú es distinto, preparando comidas variadas. Como además, apostamos por la comida casera y somos una familia donde trabajamos los dos, el sábado preparamos tres platos distintos, los metemos en botecitos de 250 gr y al congelador. Es más, nuestra pequeña tiene ya sus comidas predilectas, como por ejemplo el huevo cocido con patata, tomate, puerro o zanahoria y un chorrito de aceite, o una de las más sencillas de puerro, zanahora, patata o espinacas con aceite.
Reconozco que le doy muy poco arroz, cada quince días, básicamente para evitar el estreñimiento y ahora voy a comenzar a probar con los garbanzos y las lentejas.

Nuestra hija es muy buena comedora y le gusta casi todo, pero acostumbrada a la comida casera, se niega a comer los potitos preparados, aún así, en alguna ocasión que nos vimos obligados a darselos la experiencia nos dice que mal pero aún lo intenta con los nestlé, con el resto de la marcas estando muerta de hambre no come. Hemos llegado a la conclusión, que no es una cuestión de una marca o otra, si no de sabores más fuertes o menos en relación a lo que ella está acostumbrada a comer.

1 comentario:

botón de la botoneria dijo...

feliz cumple, enanita bonita. tus primos gatunos quieren una tarta de sardinas