4.10.10

Primera semana de cole con jornada partida











Llevamos una semana de catarros varios. Los niños lo llevan mejor que la abuela y yo que estamos rendidas. Por lo demás esta semana ha sido de toma de decisiones. Los niños, al fin se han aclarado con las actividades extraescolares, este fue un debate largo. Mi pequeño polvoron quería probar cosas nuevas por consiguiente tenía que dejar alguna actividad del año anterior. Mi niña lo tenía claro sacrificaba la natación, Ander está de acuerdo, a él no le convence demasiado.
Ander quiere ir a musica lo que le prometimos para el año que viene porque consideramos que es bueno que continue en actividades que impliquen ejercicio físico.

La balanza al final se inclinó hacia el ballet clásico, un día a la semana. La niña va muy contenta y a Ander le gusta mucho, pero nosotros preferimos ser cautos y ver como avanzamos.La mayor preocupación que tenemos es conseguir que dentro del aula le traten en condiciones de igualdad, obligandole hacer los mismos ejercios que a los demás. Una ventaja que tiene el centro al que va es que te permite quedarte un rato a ver como funciona la clase, el primer día bien.

La semana que viene, comenzarán con clases de baile gallego, aqui ya conocemos a las profesoras de la escuela municipal de danza y confio en su profesionalidad. A Ander le encanta el baile gallego, le gusta el sonido de la gaita y los movimientos repetitivos, por otro lado está la cuestión cultural, queremos que los niños amen sus raices.

Y la tercera actividad es inglés, este año por suerte mi amiga Eli les dará clases a su grupo. Eli tiene muchisimos años de experiencia, es canadiense y conoce a los niños. Además me ha gustado mucho su proyecto educativo, van a trabajar con un material de primero de primaria cuya base es la musica, supongo que eso facilitará las cosas para enganchar a Ander. Con inglés comenzamos el viernes.

Por lo demás la semana fue el retorno a la rutina,esta fue la primera semana con la jornada partida. Nuestro proyecto madrugador funciona muy bien, todos los días somos capaces de llegar al colegio unos quince minutos antes de la hora de entrada.

En el colegio están perfectamente adaptados y al salir todos los días se quedan jugando un poco en el patio. Ander suele ir a jugar con las amigas de su hermana mayor, la verdad es que era algo que sucedia de forma natural, ella es muy mandona. Cuando nos dimos cuenta dejamos que Ander decidiera y obviamente se quedó con sus compañeros de clase.

En estos pequeños detalles es donde se nota el "poder del hermano mayor" al final se hace lo que ellos quieren.

Las fotos de hoy son de los libros elaborados en el curso pasado por la profesora de Ander para toda la clase, no son especificos para él, pero me parece muy importante resaltar el trabajo de una buena profesora que ama su profesión y es capaz no de integrar sino de incluir. La foto de pequeño polvorón es del sabado pasado paseando por Ourense.


9 comentarios:

Anónimo dijo...

Que chula la foto de la peke,que valiente la tia escaladora!!!!
Nosotras también hemos decidido madrugar más,antes llegábamos al cole a las ocho y veinte...mais menos y luego mamá a correr la maratón,ahora antes de y diez ya estoy saliendo del cole y voy más relajada a la sicosis de aparcar en camelias,jajajajj
bikos

Graciela dijo...

Que se mejoren la abuela y vos!

Me encanta que les guste bailar, es un buen entrenamiento para los niños, igualmente para adultos.

No sé como ha llegado la pequeña trepadora allí, el vértigo me marea jajaja

Mandona, es que los hermanos varones se dejan...ahhh ya aprenderá! además la mira con ojos 'ella es grande, yo el pequeño'

Besitos a los príncipes del hogar :)

Anónimo dijo...

Me encantó la idea que se plasma en la foto de los libros. Si bien Meli ya sabe las letras, ella las reconoce en forma individual, pero me parece una buena forma de ver la palabra en conjunto el que tengan que encontrar las iguales. Así que lo pondré en práctica.
Ana, un tema que se me plantea es el aprendizaje de inglés. Con lo que les cuesta hablar, dudo sobre implementar las clases de inglés para Melina. Qué te decidió a tí para anotarlo a Ander? Me ayudas?
Te mando un gran abrazo, y besotes para los niños, desde Argentina.
Claudia.

Alicia dijo...

Hola Ana, desde hace tiempo quiero escribirte pero no me habia dado el tiempo (sigo sin computadora y eso me lo dificulta mucho)
Lei tu comentario que me dejaste en mi blog y estoy bien de acuerdo en todo lo que dices, queremos que nuestros niños vayan a la escuela, y los traten 'normal' cuando en realidad los mismos papas son los que van creando una barrera de desigualdad, catalogando al hijo como angel, niño (aun y cuando es joven), especial, diferente etc.

Es bien dificil, pero es un trabajo que nos toca hacer, y mostrar el ejemplo, hasta ahora creo que me ha funcionado, pero Elias sigue siendo peqeño, y tengo ancias de ver que sucedera en un futuro, mientras a trabajar.

saludos, eres una bendicion
te mando un fuerte abrazo

ana pastor dijo...

Sobre el tema del inglés. Un estudio realizado por la UE presentado en el 2006, uno de muchos, concluyeron que al aprender nuevos idiomas desarrollan su competencia lingüística, asimilan mejor todas las lenguas (incluida la materna) y conocen otras culturas y modos de pensar que pueden ayudar en su desarrollo general.
Un niño puede aprender sin problemas una segunda (o tercera) lengua desde pequeñito y, aunque suelen tener más problemas para iniciar el habla, pronto diversifican las palabras según la lengua que estén hablando.
La misma UE, en el estudio que comento, afirma que “la evidencia sugiere que para el aprendizaje temprano, para que sea adecuado, no puede dejarse solamente en manos de los profesores y las escuelas”.
En los últimos estudios de niños con SD, se demuestra que el aprendizaje del inglés por la caracteristicas intrinsicas del idioma es más sencillo que el castellano y además les facilita el habla. Si te pongo por ejemplo a Ander, le resulta más fácil decir "hello", "yellow, red, cat, car, yes..." que las correspondiente en español.
Ahora si mezcla todos los idiomas, pero esto es común en todos los niños la diferenciación no suele hacerse hasta los ocho años.
Sin problemas, lo importante es que a Melina le hablen y a ella se le oblige a hablar, no se le dan las cosas hasta que las pida con palabras, a la hora de comer o cenar se le pregunta que tal el día, como fue el cole, como se llaman tus amigos....Hay que provocar la necesidad de comunicarse, el idioma es secundario.

Anónimo dijo...

Gracias, Ana! La verdad que Meli habla bastante, en realidad, casi diría que mucho pero no siempre se le entiende. Igual, ella se esfuerza por agregar gestos o señales cuando ve que no le entendemos. Como siempre la dificultad está, es que te pedía tu opinión al respecto de otro idioma. Y como siempre, me encantan tus aportes. Así que, gracias nuevamente. Besos,
Claudia

Anónimo dijo...

Tras un tiempo leyéndote y haber descubierto hoy el blog del padre de Ánder, me atrevo a escribir. No es un comentario al post de hoy, sino general.

Creo muy a mi pesar que cumplo con muchos de los estereotipos que vosotros criticáis:

- Me parecéis absolutamente admirables por adoptar a Ánder sin tener necesidad de “complicaros la vida” y no me siento capaz de seguir vuestros pasos.
- Me sorprende (positivamente, pero me sorprende y me provoca más admiración) que seáis capaces de ver el síndrome de down de vuestro hijo como una anécdota, no como un problema.
- Me parecéis todavía más admirables porque no os creéis en absoluto admirables
- El ahijado de mi marido tiene Síndrome de Down. Cuando miro al niño, no puedo menos que admirar su desarrollo, que acordándome de mis hijos en su edad (algo más de un año), no soy capaz de encontrar (casi) diferencias en el desarrollo. Y pienso que a lo mejor con estos comentarios hago daño a sus padres en lugar de darles aliento, y vosotros me lo confirmáis. Me cuesta mucho, muchísimo, comportarme normalmente, hay momentos en que creo que digo cosas que seguramente diría de cualquier otro niño (qué mono, qué guapo, cómo ha crecido) y tengo la sensación de que están “contaminadas”, aunque las digo con sinceridad y tampoco creo que hiciera bien en no decirlas!

Desde aquí, os pido perdón por mi desconocimiento en la materia y os manifiesto mi admiración por seguir luchando con todo, por ver en Ánder un niño tan normal como su hermana y por hacer de él, como se decía antes, un “hombre de provecho”. Os doy, además, las gracias, porque con vuestro testimonio me ayudáis a mejorar mi actitud hacia los niños con SD, concretamente hacia este niño al que tanto cariño tenemos.

Como no me he leído todo el blog, me surge una pregunta: por lo que entiendo, no hacéis con Ánder ningún tipo de estimulación especial, sino la misma que con su hermana (aunque seguramente si no hubiérais tenido a Ánder no habríais estimulado a su hermana de la misma manera). También lleváis al niño a un colegio “normal”, no de integración. Lo he entendido bien? El niño, si es aplicado, no repetirá en principio ningún curso ni tendrá clases extras y se le exigirá lo mismo? Me parece genial, sólo me sorprende porque de estos padres sí he oído que lo llevarán a un colegio especial, donde la estimulación esté adaptada al SD aunque el objetivo final sea el mismo… Hay muchas teorías, no? De verdad no véis ningún límite en Ánder que esté relacionado con el SD?

Mil gracias de antemano por todo.

ana pastor dijo...

Anonimo, me comprometo a responderte el sábado, quiero hacerlo con calma y con datos. Realmente a todas tus preguntas te respondes tu misma. La clave esta en la frase:

"no hacéis con Ánder ningún tipo de estimulación especial, sino la misma que con su hermana (aunque seguramente si no hubiérais tenido a Ánder no habríais estimulado a su hermana de la misma manera)".

Anónimo dijo...

mil gracias, aunque ahora me voy de vacaciones y estaré una semana bastante desconectada.