29.3.08

A todo cerdo le llega su San Martiño




Ya sabeís que a veces no puedo contaros las cosas tal y como fueron y me veo en la obligación de mantener la cautela y la prudencia necesaria pero en el momento que os pueda contar la historia no ahorraré detalles. Realmente nosotros no somos los protagonistas de la historia, si no un gravisimo error de la todopoderosa Administración. No, no fue un error si no una mala fé clara y evidente que causó graves daños a una familia a la que apreciamos y queremos.


Pero a todo "cerdo le llega su San Maritiño" y llegó el momento de dar explicaciones, llegó el momento de que los altos cargos, los medianos y los pelotas varios tenían que dar explicaciones. Su rostro lo decía todo, inseguros, cobardes, sin respuestas, la conclusión su actuación dependía de apreciaciones personales y cotilleos varios.


Siento decirlo, pero disfruté viendo como aquellas personas estaban intranquilas, como en sus cabezas no entendían como habían podido llegar a esa situación, ellos representan a la todopoderosa Administración, la que puede hacer lo que le da la gana y carece de responsabilidades, la que olvida que está al servicio del ciudadano.


Disfruté tanto que aún me dura la resaca, tantas mentiras, tanto despretigiar a unas personas y ahora llegó el momento de la verdad y la verdad es sólo una.


Pero aún así no dejo de sorprenderme de lo malo que es el ser humano capaz de hacer daño hasta su propio hermano, somos aves de rapiña.


Esta semana estuvo marcada por esta historia, todo giró alrededor esperando que llegará el gran día. Pero mis pequeños ajenos a todo siguieron creciendo, jugando, haciendo trastadas y cambiando día a día.


El pequeño polvorón se dedica a imitarnos y ahora repite los ejercicios que hacemos con Ander, es más, hoy la pillamos intentando que el peque se pusiera de pie solo y le decía: "En pie, cariño", una expresión muy nuestra.´


A él con la salida de los dientes, le están saliendo todos juntos, está un poco bajo de tono y le cuesta mucho ponerse de pie. Pero por contra, al morder más comienza hablar y a decir más palabras. Lo del tono muscular es un quebradero de cabeza, tiene demasiado cambios, lo que complica mucho su desarrollo psicomotriz.


Pero nosotros somos corredores do fondo, así que despacio pero con buena letra. Tengo ganas de que llegue el verano para poder dedicarle tiempo. Ayer nos encontramos con unos conocidos y enseguida presuponían que con dos niños tan pequeños yo tenía que haber dejado el trabajo. Se sorprendió mucho cuando le dije que no, es cansado, pero trabajar también implica riqueza intelectual, soy madre pero muchas más cosas y entra ellas soy una profesional y me gusta sentirme así. Me gusta tener varias vidas paralelas, aunque cueste.


1 comentario:

wings dijo...

hola! Estudio terapia ocupacional y cuando tengo tiempo me doy una vuelta por los blogs q encuentro, y no se como he llegado al tuyo y me ha gustado tanto q me leido medio del tírón! jaja, son preciosos tus hijos! y que tomases la decisión de adoptar a un down.. puf, ojala tnga en un futuro el valor de hacerlo, me parece envidiable. mucha suerte en la vida ;)