14.11.10

Los valores







Primero de nada me gustaría hacer un inciso sobre el tan debatido tema de la educación. Esta semana Pablo daba clase a adultos. Eran trabajadores que después de una jornada laboral asistian a una acción formativa de cinco horas seguidas. Es curioso como automáticamente cuando uno se plantea una acción formativa de este tipo, el primer día intenta hacer con los propios alumnos una valoración del nivel, comunicarles lo que van a aprender y los objetivos, los alumnos también informan al profesor de sus expectativas ante la formación. La clase se convierte en un proceso interactivo donde ambas partes dan y reciben.
El profesor ante un alumnado mayor, deshabituado a estudiar, en un entorno (el aula) que no le es propio, tiene que convertir la clase en algo ameno y participativo. Cualquier docente que trabaje con adultos automáticamente se plantea el uso de presentaciones divertidas, visualmente impactantes, utiliza muchos videos para reforzar lo explicado, fomenta el trabajo cooperativo entre los alumnos, el debate, cada parte teórica se lleva a la práctica, crea dinámicas de grupo con el fin de integrar a todos los alumnos. Mi pregunta es siempre la misma ¿por qué la educación para niños sigue estando tan obsoleta, de espaldas a las nuevas tecnologías?. Seguimos usando el mismo modelo de cuando pensabamos que internet eran los delirios de alguien. No lo entiendo.
Contaros que los alumnos de Pablo le regalaron una preciosa pieza de artesania, una vaca de Sargadelos (os cuelgo una foto).
El sábado también comencé mis clases como alumna estoy intentando ampliar mis estudios de "innovación, desarrollo e investigación", para mi es un sacrificio el tener que levantarme el único día que puedo dormir para ir a clases de 9.00 a 14.00 horas, no estar con los niños en toda la mañana y no participo en el trabajo cooperativo de las tareas matinales del hogar, pero como profesional no me puedo quedar en la pizarra y la tiza. De camino a clases iba pensando "cinco horas ¡uf!"pero me lo pase genial, muchas dinámicas, numerosos de videos con experiencias reales y prácticas para afinzar conocimientos....Cuando me di cuenta ya había terminando la clase.
Por lo demás contaros que Ander se va tranquilizando y en clases muy bien, habla muchisimo más y cada vez que aprende algo se pone tan contento que nos llena a todos de besos. Tiene ganas de aprender que es lo más importante.
El titulo de este post es "los valores" porque esta semana fue la semana de un desenlace esperado, mi tio ha fallecido después de luchar ocho meses contra un cáncer de pulmón con metástasis . No quiero contar la parte triste porque todos podeis imaginarla pero la experiencia con mi tio me ha marcado mucho. En el 2011 celebraba 50 años de casado, tiene un solo hijo que de mayor descubrió que padece una enfermedad degenerativa muy agresiva que poco a poco le va limitando su vida. La situación en aquella casa era especialmente dura cuando mi tio enfermó. No podeis ni imaginaros que con el dolor tan grande que padecía se aferraba con una fuerza infrahumana a la vida, no quería dejar sola a su mujer. Luchó hasta el último segundo, pero no solo, todos sus hermanos/as, sus cuñados/as, sus sobrinos/as lucharon con él. Visualmente era impactante ver como sus hermanos y cuñados de una media de edad de 75 años se peleaban para saber quien se quedaba esa noche a su lado. Quizás por ser mi padre (su cuñado) y sentimentalmente estoy más unida, me llamo la atención la imagen de verle con su brazo que no puede mover desde una caida, sentado a su lado durmiendo, todo un abuelito de 75 años.
Me vino a la memoria cuando era una adolescente y estaba ingresado en el hospital otro de mis tios, poco antes de entrar en su habitación me cruce con un médico y una enfermera, el doctor le decía la enfermera: ¿pero ya están aquí todos los hermanos otra vez?, la enfermera le contestó: "este familia siempre se salta todos los controles", a lo que respondió el médico: "son como una familia de gitanos". Está claro que se refería que a donde va uno van todos y es imposible separalos.
El día del entierro me di cuenta de lo puñetero que puede ser el destino, como su único hijo intentaba darle un último beso a su padre con un esfuerzo brutal para moverse, con dolor físico pero todavia con más dolor de corazón, como su madre aceptaba su destino y se aferraba a su vida y a la de su hijo. Pero todas las historias tienen una parte hermosa de solidaridad y cariño cuando todos los cuñados/as de mi tia deciden organizarse para ir a visitarle, llevarle cosas, ayudarla a cuidar a su hijo y especialmente no dejarlos solos.
A veces creo que las nuevas generaciones vamos perdiendo esos valores de cooperación, de solidaridad, de amor, el ritmo de vida de locos que llevamos y ese empeño en ser competitivos nos están haciendo perder lo más importante. Que lección tan grande de amor nos dan los mayores, nunca le pagaré a mis padres el ejemplo de vida tan grande que me dan cada día, ojalá en un futuro mis hijos digan lo mismo de nosotros.
Esta navidad si es posible quiero compartirla más que nunca con los mios.

9 comentarios:

Paloma dijo...

Lo siento mucho Ana ... biquiños.

Paloma

Graciela dijo...

Muy fuerte para tu tía y tu primo...me imagino al papá luchando como dices, más que por él por su hijo, muy doloroso Ana.

Grandes discusiones llevamos con la enseñanza. Por suerte 'algo está cambiando' -solo que algunas gentes que viven aquí parecen desconocerlo-, se han implementado montones de talleres, con éxito! y los alumnos respondiendo...una salida laboral, un oficio.

Abrazos enormes, besitos a los pequeños :)

AGUSTIN Y ANDREA dijo...

Lamento mucho lo de tu tio...
Es relamente muy cierta y sabia tu reflexion.
Besos

AGUSTIN Y ANDREA dijo...

Lamento mucho lo de tu tio...
Es relamente muy cierta y sabia tu reflexion.
Besos

AGUSTIN Y ANDREA dijo...

Lamento mucho lo de tu tio...
Es relamente muy cierta y sabia tu reflexion.
Besos

Anónimo dijo...

Ana,siento mucho,muchísimo lo de tu tio,realmente es una historia tremenda,llena de amor,y a mí que tengo una familia de mierrrrrrrrrrda,te digo,me pone los pelos de punta y me llena de admiración profunda.
besos inmensos
pau

Anónimo dijo...

Siento mucho lo de tu tío, Ana. Pero no dudes que en un futuro tus hijos actuarán igual: llevan el ejemplo de sus abuelos ... y leyéndote, puedo permitirme asegurar que también el de sus padres.
Un gran abrazo,
Claudia, mamá de Melina

isabellpazos dijo...

Ana, un abrazo muy fuerte antes que nada, y mucha fortaleza (que sé que la tienes)!
Has tocado hoy dos puntos, que son los que más me apasionan en la vida: la familia y la educación.
Siempre he pensado exactamente igual que tú en cuanto a la educación; por qué no hay más creatividad, entusiasmo, colorido, diversidad, ingenio? Y creo que una de las grandes razones es porque falta mucha MOTIVACIÓN por parte de los profesionales de la educación; para mi que se ha perdido mucho la VOCACIÓN del maestro.
En cuanto a la familia: Qué admirable familia tienes! No hay tesoro más grande!
Mi familia también es así: mi mamá es viuda (después de 45 años de casada), somos 9 hermanos y la mayoría vivímos en distintas ciudades, pero para Navidad, estemos dónde estemos, siempre nos reunímos los 9 con mi mamá y TODOS los nietos y bisnietos que ya hay (mi mamá dice que es el único regalo que quiere, vernos a todos juntos). Ella acaba de cumplir 80 años y de sorpresa fuímos TODOS a verla e hicímos una misa y una comida y no paraba de llorar cuando nos vió (en realidad, muchos vivímos muy lejos). Ésas son las cosas que en verdad valen en la vida. Yo también espero mis hijos lo vean siempre así.
Los amigos van, los amigos vienen, los compañeros de trabajo, de deporte, de escuela, de viaje; pero tu familia SIEMPRE va a estar ahí.
Un beso a la familia!

NOELIA dijo...

Es en estos momentos cuando te das cuenta de las cosas que realmente importan; nosotros ahora estamos en un momento un poquito duro porque a mi suegro le han encontrado algo en el pulmón y mientras esperamos los resultados no pasan las horas ni los días y parece que estás permanentemente en un sin vivir, pero espero que todo salga bien. Un fuerte abrazo para todos vosotros y a intentar seguir adelante. Besos