4.1.10

Cambios y más cambios







Como ya os conté en mis otros post estamos viviendo una étapa de cambios. El mayor de todos fue que nos hemos mudado de casa, al fin tenemos casa nueva. Todo fue muy complicado en poco tiempo vendimos nuestro apartamento, hicimos un pacto con la nueva dueña que nos daría un tiempo para mudarnos, pacto que incumplió, lo que nos obligo a trasladarnos a casa de la abuela y después vinieron todas las complicaciones de papeleos del nuevo piso. Pero al fin tenemos nuestra nueva casa.

Con esta nueva vivienda hemos ganado un espacio imprescindible, no solo por nosotros sino también por el resto de la familia, especialmente los abuelos que ahora tienen hasta una habitación para ellos solitos.

Los niños están muy contentos, de nuevo tienen todas sus cosas y cabe todo, especialmente después de la llegada de Papa Noel que les ha traido entre otras cosas un tobogán.

Esta navidad ha sido especialmente bonita, porque somos afortunados disfrutando de nuestra familia. Con el cuento de la casa nueva nos ha tocado organizar la cena de fin de año, como no salió mal nos encargamos de la comida y sobremesa del día 1 y como estuvo más que bien, pues el día dos repetimos. Y en reyes hubo más de todo

El último trimestre del año fue desesperante, con todas nuestras cosas en un guardamuebles, viviendo de prestado en casa de la abuela que se portó genial y después una mudanza.

Cada vez que alguien me cuenta que Ander es un niño que necesita unas estructuras fijas y que es muy de hábitos, me rio, el pobre tuvo que adaptarse y readaptarse en varias ocasiones.

Durante este tiempo no hemos tenido ni internet ni telefono, tenía la sensación de vivir en otra época. Estoy deseando leer los blogs y los mensajes de todos, os prometo que en breve me pondré al día.

Pero como podeís imaginaros todavia nos queda mucho trabajo, demasiadas cosas pequeñas que resolver, así que al final del día estamos muy cansados que nuestro único deseo es dormir. Me despido, pero os cuelgo algunas fotos de estas navidades, dicen que una imagen vale más que mil palabras.

Y para nuestro adorado abuelo Pepe, feliz cumpleaños, que ha demostrado que la paciencia es una gran virtud quedandose solo con las fieras algunos días.

2 comentarios:

NOELIA dijo...

Tú, tranquila, que ya irás poco a poco cogiendo otra vez el ritmo. Me alegro de que tu ausencia se deba a un motivo tan bonito. Por cierto los niños se ven enormes. Un besito para todos y como diría mi abuela: "que entreis de muy buena mano en la nueva casa". Besos

Autismo de la A a la Z dijo...

Ánimo, las mudanzas y reajustes son terribles!
Esther