11.3.09

Los dilemas







A veces me gustaría gritarle a todo el mundo: "Solo soy la madre de Ander". A veces me aburro de tantos consejos y directrices, a veces me harto de escuchar lo bien o lo mal que lo hacemos, a veces oigo a los terapeutas vendiendome experiencia, no discusto esta premisa, pero por contra los jóvenes expertos me prometen frescura. Cómo es posible que si los técnicos, o los expertos varios, no son capaces de seguir una línea de trabajo me exijan que difiera cual es la mejor terapia y el mejor camino a seguir con Ander.



Desde el principio de los tiempos su padre y yo hacemos esfuerzos sobre humanos para llevarlo a los muchisimos especilistas medicos que nos proponen, como dato contaros que este mes de febrero Ander pasó por siete médicos distintos por el oculista, el cardiologo, el endocrino, el traumatólogo, dermatologo, foniatra y dentista para un mes de 28 días está bastante completito.



Con anterioridad además de todas las visitas médicas, dos días a la semana había que sumarle clases de ET, por supuesto en horario de oficina y además lo llevabamos al fisioterapeuta.



Cada vez eramos más conscientes de que la situación era insostenible y lo peor de todo es que no disfrutabamos de ser los padres de Ander, siempre cansados.



Como uno de mis grandes defectos os confieso que no creo en las verdades absolutas y desconfio de casi todo, como virtud reconozco mis errores y me gusta trabajar con el método de ensayo y error.



Con el tema de las discapacidades hemos decubierto el mundo de los intereses ocultos, el empeño en catalogar todo, la creación de getos, las terapias, las pseudoterapias, las terapias alternativas, las terapias naturales, las nuevas tendencias terapeuticas, las terapias de siempre....



Estoy cansada de escuchar discursos porque en todo este tiempo no he conseguido que dos especialistas coincidan en una opinión.



Como madre de Ander, he tomado la decisión de asumir solamente el papel de madre, de aprovechar el tiempo para estar con mi niño y disfrutar de él. Hemos decidido que las revisiones medicas tendrán una lógica y una pauta a seguir y por supuesto serán distanciadas en el tiempo. Se acabó la estimulación dentro del horario de trabajo porque cada hora hay que recuperarla fuera del horario normal y por supuesto sacrificando el estar con nuestros hijos.



Nadie puede juzgarnos por tomar la decisión de pillar el toro por los cuernos y hacernos cargo de la educación de Ander, a día de hoy el mejor psicologo que conozco y que ha sacado lo mejor de Ander ha sido su padre. Con su padre comenzó a comer solo y sólidos, a beber en vaso y en biberón, a caminar, a subir escaleras, a decir: "our" (yogur), "hola", "agua", "no"...., a recoger, numerosos conceptos como "dentro-fuera", "arriba-abajo"..., por supuesto hemos contado con ayuda, todo el mundo que le rodea aporta su grano de arena y nosotros lo agradecemos. Pero es el momento de establecer prioridades. Es el momento de grandes cambios que os iré relatando en otro momento.



3 comentarios:

Graciela dijo...

Ana y Pablo crién a Ander como a la princesa, si notan algo raro consultan...pero el niño no puede andar de un lugar a otro (en mi humilde opinión). Disfruten, jueguen, el estará perfecto!!!
Tantos lugares con profesionales distintos, cada uno les dirá: el diagnóstico anterior no es el acertado...trabajé 30 años en la salud pública 'es el verso que todos los médicos hacen'.
Sentido común: los dos lo tienen, con eso solamente saldrán adelante!!!
Hoy escribí sobre Pablo Pineda, un muchacho de Córdoba de España. Docente pronto a terminar con Pedagogía, tiene síndrome de Down...luego lo escuché en la radio de mi provincia: he quedado encantada!!!, es un maestro con enseñanzas como las que tuve, aplica con los niños la pedagogía que predico.
Besos a todos!!!

Agustin y Mario dijo...

Muchas gracias por vuestros ánimos. Ya te contaremos que tal ha ido todo.
Sobre tu entrada decirte que tienes toda la razón, no hay mejor sicólogo, logopeda... que sus padres y hermanos/a. Por supuesto que Mario ha aprendido mucho con los profesionales pero cuando más rápido aprende es cuando juega o trabaja con nosotros y, sobre todo, con Agustín.
Muchos besos desde Cádiz.

Inma Cardona dijo...

Hola soy Inma, mamá de tres bombones, el mediano es Miguel, él es autista y sobre todo es un niño muy feliz. Soy profesional de educación especial hace 20 años y el mejor consejo que me dio un psicólogo cuando empecé con el diagnóstico de Miguel, fue decirme que únicamente ejerciera de madre. Ahora Miguel ha cumplido 10 años, nunca he sido su terapeuta, siempre su madre, es una decisión para mi muy acertada. Los padres siendo padres enseñamos mucho a nuestros hijos, eso es lo que no debemos perder. Sé que es complicado en los primeros años, y sobre todo si los controles de salud son muy frecuentes, pero una terapia buenísima es ir al parque y esa los papás la podemos hacer genial. Encantada de conoceros, Inma